Edición 81 del 20 de abril de 2016

Conversamos con Silvia Bacco, que además de ser traductora pública de inglés y francés, es especialista en traducción científica y técnica.
El interés en el testimonio de Silvia tiene dos fuertes razones: su vasta experiencia en el ámbito nacional e internacional como profesional y docente, y el novel campo de la auditoría de calidad de la traducción.
Hablamos de muchas cosas: auditorías, requisitos, preparación, estándares en formación, estado de situación de la traducción técnica acá y en el exterior, la formación y el pasaje de conocimientos, el placer de capacitarse siempre en lo que uno eligió. Sin preguntar, Silvia incluso nos contestó si se puede o no vivir de la profesión.
Una charla que tuvo ¡hasta consejos para conseguir clientes!
http://ar.ivoox.com/es/17220157

Edición 79 del 06 de abril de 2016

Conversamos con el colega Manuel Feria García, que desde Granada nos cuenta sobre la lingüística forense, la traducción en organismos internacionales, su experiencia como traductor e intérprete en un mercado que necesita pero no respeta la profesión. La conjugación de su experiencia profesional y su actividad docente en la Universidad de Granada dieron origen a varias obras: en primera persona, la razón de la riqueza intrínseca de su Diccionario de términos jurídicos árabe-español" y las circunstancias que dieron origen a otras obras de su autoría.
La situación de la profesión y el futuro, la elección de los estudiantes y lo mejor: la reflexión que Manuel nos comparte hacia el final, sencilla ¡pero profunda! Escuchalo acá: http://ar.ivoox.com/es/17213204.
Edición 98 del 07 de septiembre de 2016
En la edición 98 charlamos con Nicolás Seferian sobre la importancia de los idiomas y algunas circunstancias de traducción (más bien, alguna experiencia en ese ámbito). Compartimos con Uds. un encuentro diferente, ya que no es traductor ni intérprete; una vida de experiencias -y experiencia profesional- atravesada por los idiomas. ¡Gracias, Nicolás!
http://ar.ivoox.com/es/12987674 

Traductoras Originarios #2

Traductoras Originarios, edición #2. Tenemos el gusto de recibir al Sr Tulio Cañumil, que nos invita a asomarnos al mundo de la lengua mapuche a través de las actividades que realizan él y el grupo que lo acompaña. Queshwa y Mapuche. Compartimos la segunda edición: http://ar.ivoox.com/es/12432633.
¡Que la disfruten!

Edición 91 del 20 de julio de 2016

Para quienes nos siguen en diferido, aquí está la Edición 91 en la que charlamos con el colega Víctor Gonzalez. Víctor junto a algunos colegas han decidido hacer algo para satisfacer las necesidades que identificaron en el panorama profesional en Brasil. Charlas y cursos gratuitos y arancelados, sobre traducción, traducción pública, herramientas de traducción y medicina. Los temas que incluye la oferta que comentamos en esta edición, contada en primera persona. ¡Gracias, Víctor!
http://ar.ivoox.com/es/12299297

Traductoras Originarios #1

Traductoras Originarios es el nombre de la sección mensual que dedicamos a los idiomas y culturas originarios. Ésta es una iniciativa que promete nuevos horizontes cada vez. Comenzamos con Queshwa, de la mano de Tayta Ullpu y la pasión de la madrina Andrea Viaggio. Compartimos la primera edición: http://ar.ivoox.com/es/11708550.
¡Que la disfruten tanto como quienes la hicimos!

Algo sobre Marìa Moliner & Gabriel Garcìa Màrquez

Encontramos un perfil de "Marìa Moliner" en una conocida red social. Le dimos "like" pero no podemos compartir por cuestiones técnicas de la red...
Por eso les dejamos un par de enlaces que seguramente encontraràn muy interesantes quienes consideran que la obra de Marìa Moliner es digna de ser reconocida.

Algo parcial:
María Moliner: la mujer que escribió un diccionario
Por Gabriel García Márquez

Hace tres semanas, de paso por Madrid, quise visitar a María Moliner. Encontrarla no fue tan fácil como yo suponía: algunas personas que debían saberlo ignoraban quién era, y no faltó quien la confundiera con una célebre estrella de cine. Por fin logré un contacto con su hijo menor, que es ingeniero industrial en Barcelona, y él me hizo saber que no era posible visitar a su madre por sus quebrantos de salud. Pensé que era una crisis momentánea y que tal vez pudiera verla en un viaje futuro a Madrid. Pero la semana pasada, cuando ya me encontraba en Bogotá, me llamaron por teléfono para darme la mala noticia de que María Moliner había muerto. Yo me sentí como si hubiera perdido a alguien que sin saberlo había trabajado para mí durante muchos años. María Moliner —para decirlo del modo más corto— hizo una proeza con muy pocos precedentes: escribió sola, en su casa, con su propia mano, el diccionario más completo, más útil, más acucioso y más divertido de la lengua castellana. Se llama Diccionario de uso del español, tiene dos tomos de casi 3.000 páginas en total, que pesan tres kilos, y viene a ser, en consecuencia, más de dos veces más largo que el de la Real Academia de la Lengua, y —a mi juicio— más de dos veces mejor. María Moliner lo escribió en las horas que le dejaba libre su empleo de bibliotecaria, y el que ella consideraba su verdadero oficio: remendar calcetines. Uno de sus hijos, a quien le preguntaron hace poco cuántos hermanos tenía, contestó: «Dos varones, una hembra y el diccionario». Hay que saber cómo fue escrita la obra para entender cuánta verdad implica esa respuesta.

María Moliner nació en Paniza, un pueblo de Aragón, en 1900. O, como ella decía con mucha propiedad: «En el año cero». De modo que al morir había cumplido los ochenta años. Estudió Filosofía y Letras en Zaragoza y obtuvo, mediante concurso, su ingreso al Cuerpo de Archiveros y Bibliotecarios de España. Se casó con don Fernando Ramón y Ferrando, un prestigioso profesor universitario que enseñaba en Salamanca una ciencia rara: base física de la mente humana. María Moliner crió a sus hijos como toda una madre española, con mano firme y dándoles de comer demasiado, aun en los duros años de la guerra civil, en que no había mucho que comer. El mayor se hizo médico investigador, el segundo se hizo arquitecto y la hija se hizo maestra. Sólo cuando el menor empezó la carrera de ingeniero industrial, María Moliner sintió que le sobraba demasiado tiempo después de sus cinco horas de bibliotecaria, y decidió ocuparlo escribiendo un diccionario. La idea le vino del Learner's Dictionary, con el cual aprendió el inglés. Es un diccionario de uso; es decir, que no sólo dice lo que significan las palabras, sino que indica también cómo se usan, y se incluyen otras con las que pueden reemplazarse. «Es un diccionario para escritores», dijo María Moliner una vez, hablando del suyo, y lo dijo con mucha razón. En el diccionario de la Real Academia de la Lengua, en cambio, las palabras son admitidas cuando ya están a punto de morir, gastadas por el uso, y sus definiciones rígidas parecen colgadas de un clavo. Fue contra ese criterio de embalsamadores que María Moliner se sentó a escribir su diccionario en 1951. Calculó que lo terminaría en dos años, y cuando llevaba diez todavía andaba por la mitad. «Siempre le faltaban dos años para terminar», me dijo su hijo menor. Al principio le dedicaba dos o tres horas diarias, pero a medida que los hijos se casaban y se iban de la casa le quedaba más tiempo disponible, hasta que llegó a trabajar diez horas al día, además de las cinco de la biblioteca. En 1967 —presionada sobre todo por la Editorial Gredos, que la esperaba desde hacía cinco años— dio el diccionario por terminado. Pero siguió haciendo fichas, y en el momento de morir tenía varios metros de palabras nuevas que esperaba ver incluidas en las futuras ediciones. En realidad, lo que esa mujer de fábula había emprendido era una carrera de velocidad y resistencia contra la vida.

Su hijo Pedro me ha contado cómo trabajaba. Dice que un día se levantó a las cinco de la mañana, dividió una cuartilla en cuatro partes iguales y se puso a escribir fichas de palabras sin más preparativos. Sus únicas herramientas de trabajo eran dos atriles y una máquina de escribir portátil, que sobrevivió a la escritura del diccionario. Primero trabajó en la mesita de centro de la sala. Después, cuando se sintió naufragar entre libros y notas, se sirvió de un tablero apoyado sobre el respaldar de dos sillas. Su marido fingía una impavidez de sabio, pero a veces medía a escondidas las gavillas de fichas con una cinta métrica, y les mandaba noticias a sus hijos. En una ocasión les contó que el diccionario iba ya por la última letra, pero tres meses después les contó, con las ilusiones perdidas, que había vuelto a la primera. Era natural, porque María Moliner tenía un método infinito: pretendía agarrar al vuelo todas las palabras de la vida. «Sobre todo las que encuentro en los periódicos», dijo en una entrevista. «Porque allí viene el idioma vivo, el que se está usando, las palabras que tienen que inventarse al momento por necesidad». Sólo hizo una excepción: las mal llamadas malas palabras, que son muchas y tal vez las más usadas en la España de todos los tiempos. Es el defecto mayor de su diccionario, y María Moliner vivió bastante para comprenderlo, pero no lo suficiente para corregirlo.

Pasó sus últimos años en un apartamento del norte de Madrid, con una terraza grande, donde tenía muchos tiestos de flores, que regaba con tanto amor como si fueran palabras cautivas. Le complacían las noticias de que su diccionario había vendido más de 10.000 copias, en dos ediciones, que cumplía el propósito que ella se había impuesto y que algunos académicos de la lengua lo consultaban en público sin ruborizarse. A veces le llegaba un periodista desperdigado. A uno que le preguntó por qué no contestaba las numerosas cartas que recibía le contestó con más frescura que la de sus flores: «Porque soy muy perezosa». En 1972 fue la primera mujer cuya candidatura se presentó en la Academia de la Lengua, pero los muy señores académicos no se atrevieron a romper su venerable tradición machista. Sólo se atrevieron hace dos años, y aceptaron entonces la primera mujer, pero no fue María Moliner. Ella se alegró cuando lo supo, porque le aterrorizaba la idea de pronunciar el discurso de admisión. «¿Qué podía decir yo», dijo entonces, «si en toda mi vida no he hecho más que coser calcetines?».
Publicado en El País el 2 de febrero de 1981 e incluido en el libro Notas de prensa, 1980-1984 de Gabriel García Márquez (Ed. Sudamericana, 1993).


Algo màs abarcativo: un video de la tv española sobre su vida.

Edición 72 (17-02-16)


A pesar de las dificultades técnicas generadas por las fuertes lluvias (cortes de luz y de servicios) contamos con la presencia de Carlos desde Santa Fe. 
Les ofrecemos tres links: la Edición 72 completa, para que no te pierdas nada y dos "separatas": el encuentro con un colega del sur argentino, Guillermo Ferrero, y la charla con Melina Ruiz Arias para difundir el STE.



  • Nuestro colega de esta ediciòn es Guillermo Ferrero. Trabaja como traductor, revisor y coordinador lingüístico en el par de idiomas inglés <> español. Oriundo y recibido en Rosario (I.E.S. n° 28 “Olga Cossettini”), nos cuenta su experiencia laboral, desde el inicio, su paso por Nueva Zelanda, su trabajo en una agencia y su decisión de mudarse a San Martín de los Andes, desde donde continúa trabajando como autónomo. Se especializa en traducción industrial, tecnología de la información, marketing, deportes y traducción técnica en general y presta sus servicios a clientes muy importantes. 

  • Luego conversamos con Melina Ruiz Arias para que nos cuente sobre el curso que se viene en marzo sobre Simplified Technical English. La importancia del STE, un lenguaje controlado que se utiliza mucho en Europa. Si bien surge en la aeronáutica, se utiliza en todo tipo de manuales técnicos de diferentes industrias. ¡Todavía estas a tiempo de participar!
  • Comentamos las novedades del programa, especialmente algunas repercusiones de la visita de Walter Kerr que nos visitó el programa anterior. Y por último, sólo por diversión, retomamos una vieja noticia para presentar nuestra sección de palabras… Vamos a ver si es cierto que “APRENDER NUEVAS PALABRAS TIENE EL MISMO EFECTO QUE EL SEXO” 

¡Que la disfruten!
Nos encontramos en nuestra próxima edición.

Visita del Dr. Walter Kerr

Edición 71 del miércoles 10 de febrero de 2016. Recibimos la visita del Dr. Walter Kerr.

Sobre nuestro invitado: 

  • Abogado. Traductor Público (inglés, alemán y francés). Intérprete simultáneo y consecutivo. Miembro de la Asociación Internacional de Intérpretes de Conferencia (AIIC), con sede en Ginebra. Miembro de la Asociación de Intérpretes de Conferencia de Argentina (ADICA). Se ha desempeñado como intérprete y traductor en el sector privado y para distintos organismos internacionales, entre ellos la Oficina de las Naciones en Viena, Unión Interparlamentaria, OEA, FAO, CITES, ISO, OACI, OPS, OMS, Banco Mundial, FMI, UNESCO, CEPAL, IISD, FIFA, Organización Internacional del Turismo, Asociación Internacional del Ministerio Público y Asociación Internacional del Notariado LatinoDirector de Traducciones del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de la República Argentina e intérprete oficial. En el ámbito docente es Profesor Titular de las Cátedras de Traducción III, Traducción Inversa e Interpretación II de la Carrera de Traductor Público en Idioma Inglés de la UBA y a nivel de posgrado. 
El encuentro contó, además, con la presencia en estudios de la TP Patricia Mazzucco en calidad de madrina del programa y se desarrolló en las tres partes que aquí compartimos con ustedes. 

Satisfechos por haber obtenido una entrevista original y rica en información, expresamos nuestro deseo de que la disfruten tanto como nosotros disfrutamos del proceso previo y el encuentro mismo. Esperamos los comentarios o las inquietudes.

Parte 1: 
Parte 2:
Parte 3: 

Inicio temporada 2016 - Edición 70 (03-02-16)

Asì empezamos la tercera temporada de Traductoras, al Aire! ¡Bienvenidos!

Tercera temporada

¡Bienvenidos a la 3a temporada del programa!

Los invitamos a seguirnos en esta tercera temporada porque seguimos siendo el primer programa POR y PARA traductores y profesionales de idiomas. En esta nueva etapa, "Traductoras, al Aire!" mantiene su espíritu e incorpora novedades.

La tercera temporada comienza con la edición #70! Tendremos algunos cambios, pero mantenemos inalterables los rasgos que identifican este espacio: nuestro nombre y nuestra identidad como espacio de encuentro, en tanto “Traductoras, al Aire!” es ya un sello y un emblema.

Seguimos siendo el primer programa POR y PARA traductores y profesionales de idiomas, pioneros en la difusión de nuestra labor por medio de un espacio de radio online. Mantenemos nuestro compromiso con la formación de los futuros profesionales -- en tanto docentes universitarios--  y con la información para colegas y público en general. Nos sigue acompañando el madrinazgo de una autoridad en el ámbito profesional, como es Patricia Mazzucco. Seguimos siendo independientes y continuamos convocando oyentes más allá de nuestra frontera pero sin olvidar los rincones de nuestro país. Continuamos esforzándonos por presentarles una propuesta dinámica, útil y actual.

Convencidos de que aún hay mucho por hacer y de que todos tenemos algo que aportar, innovamos y ahora se suma a la conducción y producción el T.P. Carlos Jacobo desde Santa Fe, materializando así el espíritu federal inicial. Los invitamos a compartir una nueva distribución del espacio de cada emisión y del virtual, que se inicia con este blog como una opción más pragmática para la localización de los contenidos. Los invitamos a sumarse a un espacio en el que compartan con la audiencia y los colegas lo que consideren de interés, pero en nombre propio: queremos constituirnos en un canal para las voces que tengan algo que aportar y deseen hacerlo en primera persona.

Para finalizar, queremos agradecerles a todos los que se han sumado en cada emisión a través de la comunicación telefónica o virtual, a quienes nos han indicado su aceptación dándonos "like" y a todos los invitados que aceptaron venir a la radio y compartir su tiempo con nosotros en la convicción de la utilidad de nuestra propuesta.

¡Por más anécdotas, experiencias, conocimientos, herramientas y secretos compartidos!



El comienzo

Hay mucho sobre traducción y traductores... Entonces,
 ¿por qué leer o seguir este blog?
Porque es el blog del ÚNICO programa de radio on line POR y PARA traductores y profesionales del idioma. Somos algo que no había (hasta abril de 2014) Somos una oportunidad más para compartir información, pero de un modo y por un medio diferente.

En principio fuimos solo dos traductoras (más) que amamos lo que hacemos, Ejercer la profesión y dar clase en la universidad fue el principio. Siempre sentimos necesidad de un espacio más libre, necesitábamos un espacio en el que pudiéramos plantear experiencias, problemas, proyectos, ideas, críticas (constructivas y también algo ácidas). Y -literalmente- en nuestro camino apareció una radio...
Por supuesto, NADA fue tan claro como parece ahora escribiendo estas líneas. Comenzamos sin objetivo determinado, y en un ámbito desconocido. Sólo contábamos con los consejos de gente que sabía de que se trataba la radio, pero no entendían qué era lo que queríamos hacer (En ese momento, nosotras tampoco...). Se fue dibujando un panorama rico en muchos sentidos... De a poco, nos animamos a invitar a autoridades en el campo... De a poco, fuimos conociendo gente y haciendo ediciones que se presentaban como un desafío y concluían en pequeños logros.

Hemos cumplido un año desde la primera edición, a mediados de abril de 2014. Un año que coronamos con la visita de un traductor argentino que trabaja en Cambridge y quiso sumarse a contar su experiencia: Grabamos un material riquísimo en detalles y encargos reales, experiencias como traductor independiente y como empleado. Sentimos que ese momento fue un nuevo comienzo...

Fuimos dos más. Hoy en nuetra página de Facebook ya somos 619...
Ahora apostamos a llegar a quienes no usan féis. Hemos compartido nuestros audios sólo por ese medio. Iremos publicando lo que hicimos por aquí también.


Sobre la radio
Al Aire Radio Bar es un emprendimiento que nos devolvió "la radio de Belgrano". Una radio para ver, como dice Alejandro Spadafora, quien fue -sin saberlo- responsable de un salto sin red (el nuestro, obvio...). Ubicada en Manuel Ugarte esquina Vidal, de la Ciudad de Belgrano, es un lugar mágico: quien llega quiere quedarse! La podes "sintonizar" a través de alaire.rocks y acceder a una grilla rica en propuestas y que nada tiene que envidiarle a una FM.


"Traductoras, al Aire!" se emite todos los miércoles a las 18 horas. Te invitamos a que te acerques y compartas una edición. Y si no te animás a salir al aire, merendás mientras ves el programa desde el bar...
¡Hay tanto por charlar, descubrir, cambiar, sentir, hacer!